Visión

¿Qué significa el «Nuevo colectivismo» para tu empresa?

¿Cómo responden las empresas, independientemente de su tamaño, a los valores cambiantes de nuestro tiempo? En Grayling hemos consultado a 500 altos cargos de empresas de toda Europa sobre el propósito de su organización. Los resultados indican un alejamiento de la visión del economista Milton Friedman de que las empresas existen únicamente para `generar beneficios´ hacia una visión más afín a la filantropía benévola de los industriales victorianos. ¿Qué implicaciones tiene para tu organización la era del «nuevo colectivismo»?

En 1970, Milton Friedman afirmó que la principal responsabilidad social de las empresas era aumentar los beneficios. Este pensamiento económico alcanzó su punto álgido en la década de 1980, con la cultura de «la avaricia es buena» que tan bien captó la película de 1987, Wall Street.

Si avanzamos hasta el presente, en un mundo que está emergiendo lentamente de un año perturbador de confinamientos, vemos que la pandemia ha acelerado movimientos que ya estaban en marcha, como la lucha contra el racismo, la igualdad de género y el medio ambiente como temas clave. Las generaciones más jóvenes rechazan el status quo e invierten en marcas cuyo propósito va más allá del beneficio.

Los líderes empresariales avanzan cuál es el propósito de sus organizaciones

En Grayling, queríamos conocer cómo definían los líderes empresariales el propósito de sus organizaciones en un mundo post pandemia. Una encuesta realizada a principios de 2021 entre 500 directivos de toda Europa*, nos desveló que solo un tercio (32%) de los responsables empresariales cree que la única responsabilidad de las empresas es maximizar los beneficios sin infringir la ley.

Sin embargo, la mayoría (63%) cree que, además de obtener beneficios, las empresas tienen una responsabilidad colectiva con las sociedades en las que operan. Sólo el 17% de los propietarios de microempresas cree que obtener beneficios es el único objetivo de la empresa. Las conclusiones de esta encuesta las hemos recogido en nuestro Informe sobre el Nuevo Colectivismo. Del mismo, se extrae que la pandemia ha destacado el valor de factores sociales y económicos que ya estaban presentes. Así, tres de cada diez (29%) de los responsables empresariales a los que hemos encuestado afirman que esperan que la comunicación en torno a la COVID-19 limite las conversaciones sobre sostenibilidad durante 2021. Un número mucho menor (14%) dice sentirse presionado por los clientes, los consumidores o los gobiernos para avanzar más rápidamente de lo que es posible en este momento en cuestiones éticas.

Una dinámica tan cambiante obliga a un replanteamiento

La demografía de las empresas está cambiando. Los jóvenes de la Generación X, los nativos tecnológicos, y los millennials están ascendiendo a puestos de poder, y podemos esperar que aporten un nuevo estilo de gestión que incluya un propósito más allá del beneficio. En el terreno político, los líderes más jóvenes en Finlandia y Nueva Zelanda son un ejemplo de este movimiento, al igual que la nueva administración progresista en la Casa Blanca.

Una generación más joven, políticamente activa y comprometida con los movimientos sociales y medioambientales, está dirigiendo sus decisiones de compra a empresas cuya ética y propósito están alineados. Los jóvenes talentos también quieren trabajar para empleadores progresistas, con beneficios competitivos más allá del salario. Las organizaciones deben estar a la altura. Deben encontrar un propósito más allá de los beneficios y comunicarlo de forma veraz, no con un simple “greenwashing” o con un simbolismo que pueda ser denunciado en un instante en las redes sociales.

La incipiente era del «nuevo colectivismo» es una gran oportunidad para que las organizaciones de todos los tamaños reevalúen su propósito y el tipo de conversaciones que quieren mantener en el futuro. Este nuevo enfoque deberá calar en toda la organización desde una perspectiva cultural y afectará a todas las áreas, desde los productos y servicios que se ofrecen, hasta los mensajes, las políticas de recursos humanos y la estrategia de contratación.

Si éste es un reto que reconoces en tu organización, Grayling puede ayudarte. Ofrecemos una amplia gama de servicios de comunicación especializados, incluyendo asuntos públicos, relaciones públicas y comunicaciones digitales.

Puedes descargar el informe aquí.

*Encuesta realizada a 500 máximos responsables empresariales de organizaciones internacionales, incluyendo microempresas (1-9 empleados), pequeñas (10-49 empleados), medianas (50-249 empleados) y grandes empresas (250+ empleados). Estudio de campo realizado del 3 al 8 de febrero de 2021 por Opinium Research.

 

 


In Visión