Visión

La aviación y la movilidad sostenible: volar en la era post-Covid

¿Volverá algún día la aviación a la normalidad? La palabra normalidad es en realidad engañosa, dado el nivel de transformación en curso en la industria de la aviación durante las últimas décadas. El transporte aéreo civil ha estado sometido a una situación de cambio constante, por lo que, para ser sinceros, no existe la normalidad. La pregunta que deberíamos hacernos -y más aún en el caso de esta industria en particular- es ¿hacia dónde vamos?

Dicho esto, no se puede negar que la pandemia supuso una transformación para la industria. Cuando el mundo empezó a bloquearse en marzo de 2020, el transporte aéreo se detuvo. Los aeropuertos quedaron prácticamente cerrados, operando bajo mínimos y centrados ante todo en los vuelos de repatriación mientras las aerolíneas intentaban conservar sus slots operando “vuelos fantasmas”, para así mantener sus aviones en el aire incluso cuando no llevaban pasajeros.

Según los cálculos del sector, en 2020 se produjo una caída global del 66% en el número de pasajeros con respecto al año anterior, mientras que actualmente la IATA no espera una recuperación total de los niveles de 2019 hasta 2024. Esto supone un total de 4 años de graves trastornos para un sector que ya parecía estar en un estado de crisis constante, operando en un mercado altamente competitivo, con las compañías nacionales bajo presión para competir con las aerolíneas de bajo coste, con márgenes cada vez más reducidos y sin apenas aliento por la necesidad de pagar sus facturas de combustible, sus slots en los aeropuertos por todo el tiempo que no pueden estar en el aire y todos sus otros costes externos. El adagio de la industria era que bastaba paralizarse las operaciones por tan solo un día para que una aerolínea entrara en una crisis casi existencial. La supervivencia de los últimos cuatro años ha dependido, en la mayoría de los casos, de las subvenciones gubernamentales para evitar que los operadores estratégicos se hundan, con todo el impacto que ello tendría en sus países respectivos, para los que tener una compañía aérea nacional es de vital importancia para tener algún control de sus enlaces de comunicación con el resto del mundo.

Además, incluso antes de la pandemia, el sector aéreo estaba sometido a una presión considerable de transformación. No sólo para ser más competitivo, sino también para mejorar su sostenibilidad, con la Unión Europea desempeñando un papel fundamental en el establecimiento de objetivos de reducción de emisiones y compensación de carbono. Todo ello se suma a los costes a corto plazo en términos de renovación y modernización de las flotas y de aumento de la eficiencia en las rutas en las que operan.

Teniendo en cuenta todos estos retos, no es de extrañar que, independientemente del ritmo de cambio inherente, las aerolíneas anhelen que las cosas vuelvan a acercarse lo más posible a algo parecido a la normalidad de 2019, en la que volar se había convertido en una característica tan habitual de la movilidad moderna como viajar largas distancias en coche o en tren. En este sentido, es probable que el sector siga la estela de la demanda de los consumidores. Las vacaciones de Semana Santa han supuesto un punto de inflexión para el sector turístico. La ocupación hotelera en España fue del 90% y llegó al 100% en destinos turísticos populares como Andalucía. Y mientras los medios de comunicación se centraban en lo tranquilas que se habían vuelto ciudades como Madrid mientras los españoles aprovechaban su primera oportunidad en dos años para disfrutar de unas vacaciones en condiciones, a juzgar por el número de extranjeros que paseaban por el centro de la ciudad, se parecía mucho más a la imagen de 2019 que a la de 2020, aunque todavía quede camino por recorrer.

Mientras tanto, sigue habiendo nubes en el horizonte: El Covid sigue existiendo y no solo enferma a los pasajeros. El Reino Unido se ha enfrentado a considerables trastornos durante las vacaciones de Semana Santa debido a la escasez de personal de las aerolíneas y del tráfico aéreo, y aunque muchos consumidores pueden seguir sintiéndose nerviosos a la hora de irse de vacaciones con la misma frecuencia que en el pasado, la guerra de Ucrania puede ser un argumento para que muchos se queden donde están, y no solo por miedo, sino también por el deseo de contribuir menos a la crisis energética. Sin embargo, otras profecías sobre el futuro del transporte aéreo parecen no haberse cumplido. Algunas compañías aéreas ya están levantando la obligación de llevar mascarilla y la realidad comercial hace olvidar la idea de que las aerolíneas van a tener que espaciar más a los pasajeros en sus vuelos en la nueva normalidad.  Incluso la Unión Europea está retirando la mayor parte de las restricciones en su propia zona de viaje común  y, a medida que las poblaciones empiecen a conseguir la triple y cuádruple vacunación, habrá menos presión para seguir exigiendo certificados de vacunación entre la población general.

El próximo verano será la primera gran prueba para el sector de los viajes y las perspectivas del sectorparecen bastante alentadoras tras los malos resultados de los dos últimos años.¿Cuáles son entonces los principales cambios que probablemente veamos en los próximos meses y años cuando volvamos a volar con más regularidad?

  1. La consolidación del sector. La pandemia llevó a la mayoría de las compañías aéreas a depender de las ayudas estatales para poder mantener sus operaciones y esta dependencia de las subvenciones paralizó varios planes de fusión, como por ejemplo la prevista integración de la aerolínea española Air Europa en IAG. En cualquier caso, es probable que para su supervivencia a largo plazo, a medida que las cosas vuelvan a la normalidad, estos planes se revitalicen, ya que la necesidad de volver a obtener beneficios, en parte mediante la reducción del número de actores, supera otras preocupaciones.
  2. Aumento del coste del transporte aéreo. La falta de demanda durante la pandemia hizo que se redujeran considerablemente los precios de los billetes en las rutas más populares; sin embargo, cuando las cosas vuelvan a la normalidad, las compañías aéreas tendrán que recuperar sus márgenes y, con el aumento de los costes del combustible, es probable que sea más difícil viajar de forma económica. A medida que las aerolíneas aumenten sus precios, es posible que también sientan la necesidad de ofrecer más servicios premium a los pasajeros para garantizar que el pasajero más exigente obtenga los servicios que desea.
  3. Métodos de pago flexibles. La aerolínea española Plus Ultra ha anunciado recientemente una nueva política en la que los pasajeros que compran sus billetes con meses de antelación pueden pagar a plazos. No cabe duda de que las compañías aéreas tendrán que seguir encontrando formas innovadoras de animar a la gente a volver a viajar, sobre todo cuando sus propios presupuestos nacionales están sometidos a una presión cada vez mayor a medida que la economía mundial empieza a ralentizarse.
  4. Centrarse en la sostenibilidad. Con tantos mensajes negativos sobre los costes medioambientales de los viajes aéreos, las aerolíneas tendrán que competir para intentar recuperar la confianza de los clientes promoviendo mensajes sostenibles, por ejemplo, vinculados a la introducción de aviones más limpios, a la compensación del carbono o a las inversiones en un futuro más limpio para la aviación. Las aerolíneas que muestren que están haciendo un mayor esfuerzo para reducir su huella tendrán la oportunidad de cosechar dividendos.
  5. Movilidad integrada. Durante demasiado tiempo, antes de la pandemia, las aerolíneas veían alternativas como el tren de alta velocidad como el enemigo con el que había que competir. A medida que la preocupación por la sostenibilidad pasa a primer plano y algunos gobiernos empiezan incluso a establecer restricciones en las rutas más cortas que consideran que pueden ser atendidas mejor por el ferrocarril, las compañías aéreas, ferroviarias y de autocares tendrán que colaborar más estrechamente para ofrecer servicios racionalizados de puerta a puerta, que a menudo abarquen una combinación de modos de transporte. Con la liberalización de numerosas rutas europeas de alta velocidad, veremos como más empresas intentan ampliar sus servicios y, como es el caso de la aerolíneas españolas Air Nostrum que ya está estudiando la posibilidad de introducirse en el transporte ferroviario, veremos sin duda más aerolíneas que intentan posicionarse con más fuerza en el espacio de la movilidad en general.

Desde el punto de vista de las relaciones públicas, todos estos cambios no hacen sino reforzar la necesidad de comunicar. A medida que el sector empieza a evolucionar más allá del Covid, los cambios en la opinión pública y en los hábitos de los consumidores de los últimos dos años exigirán a las aerolíneas que se posicionen de forma inteligente en un ecosistema muy diferente. Aunque el pan de cada día de los viajes aéreos siga siendo más o menos como antes de la pandemia, la relación que los consumidores tienen con las marcas que atienden sus necesidades de movilidad nunca será la misma. Y es aquí donde los operadores tienen la oportunidad de destacar realmente anunciando una nueva era del transporte aéreo.

Grayling asesora a las aerolíneas, operadores aeroportuarios, organismos de control del tráfico aéreo y otras partes interesadas del sector aéreo en general sobre sus necesidades de comunicación, desde la formación de sus portavoces hasta la planificación de sus estrategias de respuesta a las crisis o el desarrollo de campañas de 360 grados para los consumidores con el objetivo de reposicionarlas para un futuro mejor. Si desea hablar más a fondo sobre las necesidades de su organización, nuestros profesionales estarán encantados de guiarle para que recupere altura tras estos dos años tan difíciles.

Adrian Elliotdirector de Digital, Grayling España


In Visión